Divorcios

Aunque las parejas creen decidir lo mejor para todos, no consideran todas las consecuencias que puede traer el divorcio en la estabilidad emocional de cada uno de los miembros de la familia.                Es importante permitir que cada persona enfrente la ruptura de la forma menos traumática, mediante habilidades resilientes para superar estos momento difíciles

Mediante un proceso de coaching para padres e hijos, con sesiones individuales y colectivas tras la comprensión y la aceptación de las situaciones. 

La intervención puede ser  conjunta con otras  parejas que estén enfrentando situaciones similares.